Giro 2020 con Vini d’Italia: Bardolino 2019 (DOC)

El australiano Ben O’Connor del equipo ciclista surafricano NTT Pro Cycling (el antiguo Dimension Data), ganó en Madonna di Campiglio la etapa 17 en montaña del Giro d’Italia, mientras que el grupo de favoritos llegó a 5:11″, guardó los ataques y reservó fuerzas para la fracción reina de mañana jueves que ascenderá cuatro cumbres, entre ellas el punto más alto de la carrera, la “Cima Coppi” en el Paso del Stelvio a 2.758 ms de altura; un día realmente decisivo.

La cuarta jornada de alta montaña fue apenas otro día de transición en el Giro 2020 y la clasificación general no sufrió cambios, excepto que el segundo en la meta, el austríaco Hermann Pernsteiner del equipo Bahrain-McLaren ascendió al puesto 11°en la tabla y ahora figura a 5:07″ por delante del danés Jakob Fuglsang, uno de los favoritos.

El Giro 2020 sigue en el norte de Italia y atacó las primeras cimas. De las planicies del Véneto ascendió a la famosa estación de esquí de Madonna di Campiglio, donde anualmente la emblemática escudería Ferrari de Fórmula Uno presenta su nuevo monoplaza. Es el punto principal de acceso a las montañas Dolomitas, en el Trentino, donde para calentarse y acompañar el antipasto y la charcutería, siempre es bienvenido un vino vibrante, afrutado y fresco como el Bardolino, elaborado en la provincia vecina, al sureste del Lago de Garda.

El Bardolino es un vino con Denominación de Origen desde 1968, producido únicamente en la región de Verona a partir del ensamblaje de tres uvas principales; Corvina, Rondinella y Molinara. Sin embargo, para darle más estructura a los vinos -por lo general suaves y afrutados para beber jovenes- está autorizado que la mezcla tenga hasta un 20% de otras uvas, entre ellas Barbera, Marzemino, Rossignola, Sangiovese, Garganega (blanca), y las variedades internacionales Merlot y Cabernet Sauvignon.

La realidad es que el Bardolino DOC es un vino ligero y afrutado que proviene de altos rendimientos y sufre de la comparación con su vecino Valpolicella que tiene las mismas tres uvas principales pero más cuerpo y estructura. Su hermano mayor, el Bardolino Superiore (DOCG) es un vino con añejamiento y mayor calidad, pero también sufre la relación con el Valpolicella Superiore y el Ripasso. Generalmente Bardolino contiene menos Corvina (da cuerpo y estructura) y más Rondinella, que es una uva con perfil neutro pero muy productiva y resistente a las enfermedades.

Los vinos elaborados en zonas de viñedos tradicionales cerca de la ciudad de Bardolino y en la orilla oriental del lago de Garda (bajo las colinas que se extienden hasta el Trentino), se etiquetan como Classico y son la mitad de la producción. El ensamblaje básico es 35% Corvina que le da color, estructura y los sabores de cereza y mora dulce y 65% Rondinella que le aporta notas herbales y frescas.

Son vinos suaves (hasta un 12,5%Vol) y frutales, mientras que el Bardolino Superiore tiene al menos un 1% más de graduación alcohólica y debe ser añejado como mínimo un año antes de la venta. Es la misma legislación que existe para los vinos genéricos de Burdeos y el Bordeaux Superior, que tiene más estructura, un 1% más de grado alcohólico y un año de crianza en barrica de roble.

Bardolino sufre además de otra comparación con los vinos de Francia. En 1987 se aprobó la producción del Bardolino Novello, como respuesta al éxito de los vinos nuevos de Beaujoulais (Beaujolais nouveau) y a que otras Denominaciones de Origen italianas autorizaron elaborar vinos Novello. También está autorizada la producción de un vino rosado, Bardolino Chiaretto, que es ligeramente espumante.

El Bardolino de este día frío londinense es un vino de US$12 producido por la centenaria bodega familiar Recchia (1906), una de las más grandes en Valpolicella. Correspondió a mi expectativa porque quería un vino fresco y afrutado para acompañar mi almuerzo ligero con charcutería de jamón curado y salchichas, mientras los ciclistas del Giro recorrían las montañas del nordeste italiano. Hecho interesante de este vino jóven (2019) es que deja en la boca y la lengua una delicada sensación “frizzante” (chispeante), sin llegar a ser espumante. Es un toque interesante que además refresca.

* Sitio web (en inglés e italiano) de la Bodega Recchia: www.recchiavini.it/eng/

Vuelta 2020 con Vinos de España: Txakolí 2016 (DOP)

El campeón de la Vuelta a España, el esloveno Primoz Roglic, inició con pie derecho la defensa de su título y ganó la primera etapa en el Alto de Arrate, en el País Vasco, consiguiendo un doblete histórico para el ciclismo de su país. Minutos antes Jan Tratnik había vencido en la etapa 16 del Giro d’Italia, que cumple simultáneamente su última semana con la primera de La Vuelta.

La escuadra holandesa Jumbo-Visma hizo un serio trabajo de demolición y decantó los favoritos desde el primer día. En el ascenso final seleccionó el grupo y el ataque del estadounidense Sepp Kuss a un kilómetro de la meta, dejó a Roglic en posición privilegiada. Sólo siete ciclistas consiguieron mantenerse, entre ellos el ecuatoriano Richard Carapaz, el irlandés Dan Martin, el colombiano Esteban Chaves y el español Enric Mas, que lo siguieron en la meta. Carapaz y Enric Mas confirmaron su favoritismo, mientras Esteban Chaves es hoy valorado con seriedad y figura quinto en las apuestas; de 80/1 antes de largar está 22/1.

El dominio de Jumbo-Visma es tan aplastante que cinco de sus ocho ciclistas están entre los 16 primeros de la clasificación, separados por solo 51″: Roglic líder, Kuss (8° a 10″), George Bennett (9° a 40″), Robert Gesink (12°) y Tom Dumoulin (16°), ambos a 51″. Será muy difícil frenar la locomotora holandesa.

Perdieron tiempo valioso el holandés Tom Dumoulin, compañero de Roglic, y el veterano español Alejandro Valverde (51″), y los franceses Guillaume Martin (1:08″), David Gaudu (2:22″) y Thibaud Pinot, más de 10 minutos! También cedieron terreno los lideres de Education First, Daniel Felipe Martínez (4:29″) y de Astana, el ruso Alexandr Vlasov (4:31″). Además, la mayor incógnita se resolvió…Chris Froome no está recuperado y llegó a 11:12″, fuera de cualquier opción.

Pocas veces una Gran Vuelta sentencia en su primera etapa la suerte de los favoritos. Y pocas veces se tiene la fortuna de descorchar y apreciar la increíble dimensión de un Vino de Pago de Txakolí, el emblema vinícola del País Vasco, elaborado 100% con la uva Ondarrabi Zuri y creado por una enóloga vasca amiga, la discreta Ana Martín Onzain, a la que conocí hace 15 años cuando descubrí los nuevos y deliciosos vinos de la Denominación de Origen, Cigales, al norte de Valladolid.

En junio de 2010, cuando fui invitado por los vinos de la D.O.Ribeiro a la cata anual de sus vinos organizada por mi gran colega Andrés Proensa, autor de la famosa Guía anual Proensa de vinos de España y la revista bilingue PlanetAVino en la que soy colaborador, me encontré con Ana. Me contó con emoción su nuevo proyecto: un vino especial de Txacoli.

Pues bien, es el vino con el que comienzo la Vuelta 2020 con Vinos de España: el Malkoa de la excelente añada 2016, una joya de la cual sólo se producen 6.600 botellas y hace parte del selecto grupo de vinos de Grandes Pagos de España, equivalente a los Grand Cru franceses. Es una asociación de 32 bodegas (cubren 2.200 hectáreas), productores dedicados a defender y promover la máxima expresión de calidad en vinos únicos que reflejan el suelo y el clima donde se producen, lo que los franceses llaman “terroir” o terruño.

Para entender la dimensión del vino Malkoa hay que señalar que el Txacoli es normalmente un vino blanco, a veces ligeramente espumoso, muy seco, de alta acidez y baja graduación alcohólica (9,5-11.5%Vol), que se produce en el País Vasco, Cantabria y al norte de Burgos. Es un vino de aperitivo, fresco y de color pálido, que se bebe acompañando los pinchos o las tapas. No es de guarda.

La bodega Astobiza apostó a un vino diferente, un Txakolí que refleje el carácter del terruño, del clima atlántico y de las uvas autóctonas, en la Denominación de Origen Protegida Txakolí de Álava. El viñedo de 10 hectáreas plantadas en 1996, está ubicado en Oquendo, un municipio a 30 minutos de Bilbao, en una finca dividida en 7 micro-parcelas, a 250 metros sobre el nivel del mar y rodeado de montañas que lo protegen de la niebla y las heladas.

Los vinos se elaboran con variedades autóctonas blancas, principalmente Ondarrabi Zuri, un poco de Ondarrabi Zuri Zerratie (Petit Corbu) y hay además una pequeña parcela de Izkiriota (Gros Manseng). Del vino de mayor venta, Astobiza, se producen 50.000 botellas anuales, me explicó el director de la bodega, Jon Zubeldía, probablemente familiar lejano del gran técnico argentino de fútbol Osvaldo “el mago” Zubeldía quien dirigió a Estudiantes de La Plata y ganó en 1968 la Copa Intercontinental de Clubes, derrotando al encopetado Manchester United del famoso entrenador Matt Busby. Ese vino lo cataremos en una próxima ocasión, al igual que la interesante Ginebra que produce Astobiza..

Malkoa es ciertamente un Gran Vino, de color amarillo pajizo, con una complejidad interesante, denso y aromático (piña verde, papayuela y algo de toronja con un trasfondo mineral suave) y en boca redondo y fresco con excelente persistencia (más de 25″) de notas cítricas, hierbas aromáticas y ceniza. Me sorprendió mucho que este vino ícono -sin pasar por barrica- tuviera tanto carácter que por momentos me transportaron a Borgoña. La clave está en que permanece sus 20 meses de crianza en depósitos ovoides de hormigón que le dan mejor estabilidad.

El vino es realmente la expresión total de la uva Ondarrabi Zuri y con apenas 12.5%Vol es ideal para acompañar frutos de mar, pescados blancos y probablemente caviar, pulpo a la gallega y me atrevería con una charcutería fina de lomo embuchado o pescado ahumado.

Armonizó perfecto nuestra cena con camarones tigre (gambas) salteadas en mantequilla, acompañadas de pasta farfalle de espinaca, con una salsa de pesto de menta y cilantro natural. Delicioso!

* Sitio de la bodega Astobiza: www.astobiza.es/es/first/

ANA MARTIN: Es tal vez la mejor enóloga de España, itinerante y además trabaja en diferentes regiones, buscando conseguir la mejor expresión de los vinos. Ana es una persona tímida pero sabia, generosa y comporometida. Es enóloga titular en unas bodegas y asesora en otras. Es socia en la Bodega Traslanzas en la D.O.Cigales, que tiene una producción pequeña (8.000 a 10.000 botellas) de vinos de “alta costura” en Mucientes, con viñas de Tempranillo de más de 70 años plantadas por el viticultor Aurelio Pinacho. Es el proyecto iniciado en 1998 por dos enólogos, Ana y Pepe Hidalgo, y dos viticultores, María Pinacho, nieta de Aurelio y Carlos González. Traslanzas es una bodega subterránea, al estilo de las de los antiguos monjes cistercienses de Borgoña que llevaron la viticultura a varias zonas de España. Sólo produce un vino tinto que nunca ha bajado de 90 puntos y en una gran añada como la 2015 ha bordeado los 95. Desde 2018 elabora además un delicioso y complejo rosado con viñas de más de 30 años.

En la creación del vino Malkoa de Txakolí, Ana y Pepe Hidalgo, colaboraron nuevamente. Pensaba que el Txakolí era un vino triste y menor de una uva difícil que merecía ser valorada, y lo logró. Una de sus premisas es participar en un sólo vino por variedad o región. Entonces el vino Guitian es de Galicia con la uva Godello, Traslanzas es un tinto de Cigales, Castillo de Cuzcurrita es un Rioja, e Itsasmendi es el primer Txakolí dulce que se ha producido. Mujer de retos, inquieta y perfeccionista, a Ana Martín Onzain le atrae todo el universo del vino y la posibilidad de elaborar vinos de alta calidad, expresión y carácter, para el consumidor y no para los críticos. Sus vinos comprueban que esa filosofía es la correcta.

Giro 2020 con Vini d’Italia: Pinot Grigio 2019 (DOC)

El veterano esloveno Jan Tratnik (30 años) del equipo Bahrain-McLaren consiguió su primera victoria en una Gran Vuelta y venció en la fracción 16 del Giro d’Italia, una larga etapa de transición a la espera de la Alta Montaña desde mañana en la tercera y definitiva semana de la carrera.

El líder Joao Almeida aumentó 2″ su ventaja sobre sus principales rivales, pero a partir de mañana el Giro entra en una dinámica definitiva y muy diferente y Almeida ya mostró que no es el ciclista completo para resistir los ataques en montaña. La clasificación general no sufrió grandes cambios, excepto el ingreso en el 10° puesto del español Sergio Samitier de la escuadra Movistar, quien se benefició de los más de 10 minutos de ventaja que consiguió en la meta un grupo de 28 gregarios sobre el lote de los favoritos. Quedó a 10:48″ del líder.

La etapa de 229 kilómetros terminó en San Daniele del Friuli, donde se cultiva mayoritariamente la uva blanca Pinot Grigio, una variedad que en sentido estricto no es italiana y hoy está plantada en muchos países del mundo.  

En Italia la principal zona de producción está en el noreste y es hoy uno de sus vinos más exportados. La uva Pinot Grigio (Pinot Gris en Francia, y en Alemania Grauburgunder o Ruländer), es cultivada en las regiones de Lombardía, Trentino-Alto Adigio (el llamado Südtirol) que es la más al norte en la frontera con Austria y Suiza, en Friuli-Venezia Giulia donde es mayoritaria, y en el Véneto, de donde procede nuestro vino del almuerzo. Es una uva que desciende de la Pinot Noir y que nació por una mutación genética en la época medieval en Borgoña, donde se la llamaba Fromentau por el color pálido del hollejo (piel).

Se cree que la uva fue llevada por los monjes cistercienses a Suiza y Luxemburgo hacia 1300 y posteriormente a Hungría y Alemania. Hasta fines del siglo 19 era una uva muy popular en Borgoña y en Champagne (donde aún se cultiva y es una de las 7 autorizadas para el ensamblaje), pero las malas cosechas redujeron la producción. Entre tanto se expandió al Nuevo Mundo: Australia (Marlborough y Tasmania), EE.UU en los estados de Washington y Oregón, Argentina (San Juán y Mendoza) y en el Valle de Casablanca en Chile.

Los vinos de Pinot Gris varian mucho dependiendo de la región y de su estilo de vinificación. Mientras en Italia la uva sirve para producir vinos frescos y ligeros de notas cítricas y fáciles de beber, en los suelos volcánicos de Alsacia (ocupa el 13% de los viñedos) tiene su mejor expresión como uva noble y se emplea para los famosos varietales Alsace Grand Cru, y los vinos dulces de Cosecha Tardía y “Sélection de Grains Nobles”. En el caso del Pinot Gris del Nuevo Mundo, son vinos de acidez moderada con mayor grado alcohólico (12-13%Vol) y más cuerpo que en Italia, con sabor a frutas tropicales tipo melocotón, mango y melón. 

Hace poco más de 10 años comenzó un “boom” del Pinot Gris en el mercado internacional y el vino italiano de esta variedad se popularizó entre las mujeres en Estados Unidos y Gran Bretaña por ser de cuerpo ligero y tener sabor ácido y refrescante. Son vinos de consumo rápido que normalmente se venden con tapa rosca (screwcap) y con precio que no supera los US$10, vinos “descomplicados”. El consorcio Vini delle Venezie DOC, responsable del 85% de la producción de Pinot Grigio, ha iniciado la que llama “segunda era del Pinot Grigio al estilo italiano” para potenciar los vinos internacionalmente. También hay vinos Pinot Grigio italianos de muy alta calidad -tipo Premium- producidos fundamentalmente en las zonas montañosas del Alto Adigio, que se acercan al nivel de los Grand Cru de Alsacia, pero son igualmente exclusivos.

Yo me decidí por un fresco Pinot Grigio de Venecia para acompañar mi ensalada fresca de pollo, aprovechando el sol del otoño en la terraza y en un descanso merecido antes de iniciar el siguiente Blog con la Vuelta 2020 con Vinos de España, en que también presentaré un vino blanco, un Txacoli de muy alta calidad. El Pinot Grigio va bien con un pollo al curry, con un risotto de champiñones, con la charcutería de prosciutto y con ensaladas verdes.

El Pinot Gris de Torreta de Mondelli, estuvo amable y perfecto para el momento; un vino de color pálido, baja graduación alcohólica (11,5% Vol), casi neutral en nariz y poco expresivo en boca, más allá de notas cítricas, algo de melón verde y eso si…refrescante. Tampoco buscaba algo más complejo para una etapa de transición como la de hoy, a la espera de la Alta montaña mañana miércoles.

* Sitio oficial del consorcio de vinos Pinot Grigio de Venecia (en inglés): www.dellevenezie.it/en/

Vuelta 2020 con Vinos de España: Aperitivo ciclístico

La Vuelta a España 2020, reducida a 18 etapas -14 de ellas con montaña- será una carrera agotadora e impredecible, con una climatología inusual y caprichosa (fríos y lluvias) muy diferente a los cálidos meses de agosto y septiembre en que se disputa tradicionalmente, y concentrada en el norte, entre el País Vasco, Aragón, Castilla-León y Galicia; más cerca de la frontera francesa que del centro de la península ibérica.

El trazado perdió los primeros 400 kilómetros entre las planicies holandesas y los vientos traidores del Mar del Norte, pero conserva el duro ascenso al Tourmalet (Francia), una de las cimas históricas de la cadena de los Pirineos y frontera natural de los dos países. Serán entonces 2.882.8 kms, la Vuelta a España más corta desde hace 43 años cuando venció el belga Freddy Maertens (1977) ganando 13 de las 20 etapas!. Es un record que se antoja hoy imposible de batir.

La Vuelta es una carrera desgastante, a la que concurren varias de las estrellas ciclísticas que disputan el Tour de Francia y quieren conseguir un buen cierre de temporada y asegurar el contrato del año siguiente. Este año, debido a la pandemia del Covid-19 y la alteración del calendario, prácticamente todos los ciclistas tienen definido su año 2021, al menos los principales opcionados a ganar la edición 75 que comienza en Irún, la segunda ciudad de la provincia vasca de Guipúzcoa. 

El trazado incluye 6 finales en cumbre, siete etapas con montañas medias y altas y una difícil contra-reloj en ascenso de 33.7 km que inicia la tercera semana en Galicia y llega al Mirador de Ézaro, con vista sobre La Coruña y pendiente de hasta el 30% en uno de sus tramos. La primera etapa etapa de alta  montaña y selección inicial de favoritos será el próximo domingo en la sexta jornada; una etapa corta de 136,6 kms pero con tres puertos de categoría especial por encima de los 1.700 metros sobre el nivel del mar: el portalet (1794ms), el Col d’Aubisque (1709) y el ascenso de 19 kilómetros al Col du Tourmalet (2.115ms), con pendiente del 7,4%.

La segunda semana tiene tres etapas de montaña, el miércoles 28 de octubre con la subida al Alto de Moncalvillo, el puerto más exigente de la famosa región vinícola de Rioja sobre 15 kms y pendiente promedio del 9,2% y una gradiente máxima del 15%. Y luego el sábado una etapa con cuatro cimas de primera categoría con final en el Alto de la Farrapona y el domingo el mítico L’Angliru. Quienes tengan aún piernas serán bendecidos por el descanso del lunes 2 de noviembre en La Coruña porque el martes es la contra-reloj de montaña, el jueves 5 la etapa más larga (230kms) hasta Puebla de Sanabria en la frontera con Portugal y el sábado la última y tal vez definitiva etapa de montaña, con 6 premios, el último de ellos la cumbe final en el Alto de la Covatilla, a 1965 metros de altura. Esa día la Vuelta quedará sentenciada y el domingo Madrid recibirá a los vencedores.

De favoritos e incertidumbres

La Vuelta 2020 está diseñada para escaladores puros. Sus etapas y cumbres se adaptan a ellos, pero los intereses de equipo, los efectos del clima, la táctica de carrera de las escuadras al final de temporada y la relación de fuerzas y desgaste acumulado del Tour, jugarán su papel.

Los dos grandes favoritos son el campeón defensor, el esloveno Primoz Roglic, que llega con la espina de haber perdido el Tour de France en la penúltima etapa con su joven compatriota Tadej Pogacar, quien debutó en La Vuelta y fue tercero en 2019. La segunda opción es el compañero de escuadra en Jumbo-Visma, el holandés Tom Dumoulin (7° en el Tour). Dumoulin trabajó para Roglic en Francia y en 2015 fue 6° en La Vuelta. Jumbo-Visma es de lejos el equipo más sólido con el respaldo de Sepp Kuss, George Bennett y Robert Gesink, pero…Quien trabajará para quien?

La misma pregunta surge en el caso del equipo británico Ineos-Grenadiers, que lleva a Chris Froome como líder, y cuyo nivel tras 16 meses de ausencia de la alta competición de tres semanas y a los 35 años de edad, es una incógnita. Ineos tiene en forma al ecuatoriano Richard Carapaz (campeón del Giro 2019) y descansado al escalador colombiano Iván Ramiro Sosa, que debuta en La Vuelta y puede ser una opción escondida. Pero fiel a su lealtad con Froome, Ineos hará lo máximo para que se despida de la escuadra como campeón. El británico pasará en 2021 al equipo Israel Start-Up Nation. Podrá Chris Froome desafiar a sus serios rivales y a los jóvenes que llegan? Es la gran duda.

Como ilustración, Richard Carapaz es tercero en las casas de apuestas (7/1) mientras que Froome figura (16/1) detrás del debutante ruso Aleksandr Vlasov (24 años), que abandonó tempranamente el Giro por problemas gástricos pero llega en forma y descansado, está 10/1.  También es más cotizado que Froome el irregular francés Thibaud Pinot, 6° en La Vuelta 2018 y quien no ha ganado ninguna carrera importante en el circuito internacional. Está 12/1 junto a Enric Mas de Movistar (5° en el Tour), en tanto que el veterano de 40 años Alejandro Valverde (14/1), también está delante del británico.

Detrás de este grupo están los otros opcionados; Sepp Kuss del Jumbo-Visma (18/1), aunque probablemente cumplirá el papel de gregario que tuvo en el Tour, y el primer colombiano, Iván Ramiro Sosa (28/1), también gregario en Ineos.

Líderes ignorados y debutantes colombianos

Por extraña razón, dos líderes de equipo que podrían ser considerados entre los favoritos a la victoria, no figuran en las cuentas a pesar de sus pergaminos y son colombianos: Esteban Chaves y Daniel Felipe Martínez, quienes disputaron hace un mes el Tour de France. Ambos estuvieron en la Vuelta en 2019.

Chaves, quien disputa por sexta vez La Vuelta, fue podio en 2016 (3°) cuando triunfó Nairo Quintana con Movistar, equipo que no ha vuelto a ganar la carrera. Es el ciclista colombiano con más experiencia y llega como líder del equipo “vinícola” australiano Mitchelton-Scott con el que ha hecho toda su carrera en el World Tour y tiene contrato hasta fin de 2021. Chaves está 80/1, pero acumula experiencia suficiente para ganar etapas y es candidato al Top-10. Ha dicho que se debe ser agresivo desde el inicio y arriesgar en las primeras etapas.

Por su parte Daniel Felipe Martínez, vencedor del Dauphiné este año y ganador de etapa en el Tour de France, será el jefe de filas del equipo estadounidense Education First, del cual se despide al final del año para pasar al Ineos-Grenadiers. A los 24 años, Martínez disputa su segunda Vuelta a España y es candidato a victoria de etapa y un lugar adelante en la tabla. El año anterior fue 41 pero su progreso en 2020 ha sido notorio.

En total habrá ocho ciclistas colombianos en competencia, la mitad de los cuales debutan en La Vuelta: Santiago Buitrago del Bahrain-McLaren (21 años), Jhojan Orlando García del Caja Rural-Seguros RGA de España (22 años) y Brandon Rivera del Ineos-Grenadiers (24 años), que aún no disputan una Gran Vuelta de tres semanas. El cuarto novato colombiano en La Vuelta es Ivan Ramiro Sosa del Ineos-Grenadiers (22 años), quien disputó el Giro d’Italia el año anterior y terminó 44. Sosa cumplirá años el 30 de Octubre, cuando La Vuelta llega a Suances, en Cantabria.

El contingente colombiano lo completan el veterano Sergio Luis Henao (32 años), gregario de lujo en el equipo UAE Emirates, quien disputa su sexta Vuelta (fue 14° en 2012 y 45° el año pasado) y Juan Felipe Osorio del equipo Pro-continental español Burgos-BH (25 años), quien corrió en 2017 la prueba y terminó 87. El año anterior los ciclistas nacionales consiguieron dos victorias de etapa con Nairo Quintana y Sergio Higuita, mientras que Miguel Angel “Supermán” López ganó el premio de la combatividad. En la clasificación general Nairo fue 4°, López 5°, Higuita 14°, Esteban Chaves 19°, Sebastián Henao 39°, Daniel Felipe Martínez 41° y Sergio Luis Henao 45°.

LA VUELTA 2020 CON VINOS DE ESPAÑA: La gran novedad de la edición 75 de la Vuelta a España es que el Blog “Mi Rincón” continuará su proyecto especial, inédito e innovador, relacionando las tres Grandes Vueltas del ciclismo mundial (Tour de France, Giro d’Italia y Vuelta a España) con los vinos, Denominaciones de Origen, variedades de uva, enólogos y la experiencia personal del autor en los tres grandes países del vino: Francia, Italia y España.

La serie se viene desarrollando desde finales de agosto y se extenderá hasta el 8 de Noviembre próximo, con el objetivo de valorizar y mostrar la importancia del vino como vehículo cultural y su relación con la sociedad, aprovechando la experiencia desde hace más de 30 años en Europa, los últimos 20 de ellos en relación directa con el vino.

Creo muy interesante la fusión de cada evento deportivo con la historia de los vinos, viñedos, uvas, bodegas y regiones vinícolas. Diariamente se publica un artículo en el Blog y se difunde además en el twitter @Rincondecata, en mi página de Facebook y en mis contactos de WhatsApp, entre ellos varios Masters of Wine, importantes expertos europeos, británicos, estadounidenses y latinoamericanos, personalidades del mundo del vino y amigos.

La mayoría de vinos han salido de mi cava personal para compartir diariamente con los lectores una historia, con degustación, maridaje y foto de cada botella, e informaciones novedosas. En el Tour 2020 con Vinos de Francia hubo un vino por etapa (20 franceses y uno esloveno en homenaje al nuevo campeón del Tour, el esloveno Tadej Pogacar) y la propuesta fue muy bien recibida en distintos medios y portales que han reproducido las notas. Ahora estoy escribiendo el Giro 2020 con Vini d’Italia.

Y desde este martes iniciamos la Vuelta 2020 con Vinos de España (Hashtag: #Vuelta2020conVinosdEspana, sin la ñ para que sea aceptado en otros idiomas). El hilo conductor será la variedad de uvas típicas españolas (blancas y tintas) y los vinos emblemáticos de corte.

Para La Vuelta 2020 el Blog tiene el respaldo de la Unión Española de Catadores, de la Plataforma Tecnológica del Vino, y de varias de las bodegas más importantes de España que aceptaron la invitación a participar. A todos ellos, GRACIAS. 

La semana será intensa, con dos artículos diarios desde este martes porque se trasponen la última semana del Giro d’Italia y la primera de La Vuelta a España.

Al final del proyecto el Blog habrá construido un panorama general del vino en Francia, Italia y España, a través de las tres Grandes Vueltas del ciclismo internacional, proyectado con 60 vinos diferentes, 60 DOCs, 60 historias interesantes y significativas de los grandes productores mundiales.

Giro 2020 con Vini d’Italia: Chianti Riserva 2015 (DOCG)

El londinense Tao Geoghegan Hart ganó la difícil etapa 15 del Giro d’Italia -primera victoria en una Gran Vuelta- y avanzó al cuarto lugar de la tabla en una jornada de alta montaña en que sufrieron y perdieron tiempo el líder Joao Almeida y varios de los favoritos.

La etapa fue dominada y seleccionada por la escuadra holandesa Sunweb que impuso un fuerte ritmo en el ascenso final a Piancavallo para su jefe de filas Wilco Kelderman y el sorprendente australiano Jai Hindley, quien ahora es tercero. Kelderman descontó 41″ a Almeida y ahora figura a escasos 15″, mientras Hindley está a 2:56″ y Tao a 2:57″ y es la carta de la escuadra Ineos-Grenadiers (cinco victorias y líder por equipos) que perdió hoy al ecuatoriano Jhonatan Narváez, vencedor el jueves en Cesenatico, y quien abandonó luego de sufrir una caída a 56 kilómetros de la meta.

La etapa sirvió para decantar el grupo de favoritos. Mientras el líder pudo resistir y conservar la Maglia Rosa por decimotercer día consecutivo, flaquearon el español Bilbao, el polaco Rafal Majka y los italiano Vincenzo Nibali y Domenico Pozzovivo, ahora separados más de tres minutos, en tanto que el danés Jakob Fuglsang quedó a más de cinco minutos.

Debido a la mínima diferencia de Almeida y Kelderman y su ventaja sobre los demás rivales, la carrera parecería una batalla entre ellos. Sin embargo, la tercera semana es la más dura del Giro con tres etapas de montaña con final en alto y los ciclistas superarán por primera vez en los Alpes las montañas de 2.000 ms, un territorio más propicio para el contingente italiano de los veteranos Nibali y Pozzovivo junto al joven Fausto Masnada -conocen bien esos pasos alpinos- que para el debutante líder Almeida, el australiano Hinley o el inglés Tao Geoghegan Hart.

El jueves se enfrentará una de las cimas más demoledoras de Europa y la segunda más alta; el Stelvio, a 2.758 metros sobre el nivel del mar que es el punto máximo de la carrera, la llamada “Cima Coppi”. Dos días después, en otra etapa reina, los llamados al podio tendrán que superar el Colle dell’Agnello a 2.744ms y el Col d’Izoard (2.360 ms), cuando el Giro ingresa en territorio francés.

La semana es la más difícil del recorrido, por el desgaste y merma de fuerzas, la dificultad de las cumbres, la climatología que anticipa bajas temperaturas y posibles nevadas, y los finales en alto. Pero además, los ciclistas tendrán el viernes la etapa más larga de la carrera, entre Morbegno y Asti (253 kms) y el domingo, con las últimas fuerzas disputarán la contra-reloj final entre Cernusco sul Naviglio y Milán; 15.7 kilómetros antes de la gloria.

La segunda y última jornada de descanso del Giro d’Italia 2020 este lunes, es entonces esencial. Quedan aún 1.106 kms (los más duros) y la clasificación general es muy provisional. Todo puede y va a cambiar desde el martes en el Giro.

Alma toscana, corazón italiano

Lo que no cambia es la importancia internacional y el nombre emblemático del vino de Chianti, uno de los mejores representantes de la uva italiana Sangiovese, la variedad tinta más plantada en el país; 72.000 hectáreas, de las cuales el 90% en la región de Toscana.

La zona de Chianti es la principal región vinícola de Italia y produce más de 100 millones de botellas anuales, incluyendo vinos tintos, blancos y el vino dulce Vin Santo. Está dividida en dos denominaciones de origen controlada y garantizada (DOCG): Chianti que es la más extensa y Chianti Classico -la más selecta con vinos de calidad superior- alrededor de las ciudades de Florencia y Siena, la región original de este famoso vino que cubre un área de 260 km2. El terreno varía según altitud, tipo de suelo y distancia de los viñedos al río Arno. Los suelos de las comunas del norte, como Greve, son más ricos en depósitos de arcilla, mientras que los de las comunas del sur (Gaiole), son más duros y pedregosos. Y sus vinos son complejos y de guarda media 5-10 años.

El área del Chianti DOCG, de donde procede el vino de nuestra cena y de la etapa, está además dividida en seis subzonas y regiones en la parte occidental de la provincia de Pisa, las colinas de Florencia al norte del Chianti Classico, las colinas al sur de Siena, la provincia de Arezzo y el área alrededor de las comunas de Rufina y Pistoia. La importancia del territorio, que se conocía como la “Liga de Chianti” y estaba delimitado desde el siglo 13 (incluye las comunas de Castellina, Gaiole, Greve y Radda) es que en 1716, gracias al Gran Duque de Toscana, Cossimo III de Medici,  se reconocieron los límites del distrito de Chianti, la primer área de producción de vino establecida en el mundo, hace más de 300 años! Y lo más increíble, nació como zona productora de vino blanco y es mundialmente famosa por el vino tinto.

Chianti fue uno de los primeros vinos de mi vida, en Cali (Colombia), en casa de mi tía Marta, la hermana de mi madre Mary Domínguez, donde era el vino de mesa y lo descubrí con mis primos Naranjo Domínguez. Nunca olvido aquella botella regordeta cubierta de paja, el tradicional “Fiasco” y mis recuerdos de hace medio siglo me transportan hoy a un vino suave, sencillo, ligero, con fruta fresca y algo seco. En esa época nunca imaginaba que llegaría a ser un especialista en vinos y catador profesional, y el Chianti ha evolucionado mucho hasta la posición de calidad internacional que ostenta hoy.

Es probablemente el vino italiano más conocido en el mundo y el acompañamiento perfecto para su gastronomía popular, desde la charcutería, la tripa a la florentina y los filetes de cerdo, hasta las pastas con salsa a la bolognesa o la lasagna. Lo comprobamos con gran placer con la “Melanzane gratinate farcite con un sugo di carne aromatizzato con erbe fini, olive nere, aglio, pomodoro e cipolla scalogno. E accanto ad esso un riso bianco” (Berenjena gratinada rellena de salsa de carne aromatizada con finas hierbas, aceitunas negras, ajo, tomate y cebolla shallot. Y a su lado un arroz blanco), que preparó con carriño mi esposa Elizabeth. La berenjena, uno de los ingredientes claves de la Lasagna y la salsa de carne con tomate, es una armonía ideal.

Del "Fiasco" a la botella hay un abismo de diferencia.

Con el Chianti Riserva de la cosecha 2015, una de las mejores en los tres principales países productores de Europa y de las Grandes Vueltas del Ciclismo (Francia, Italia y España), quedamos asombrados por su excelente calidad. Es un vino que se puede considerar de la gama de entrada, con un precio increíble en supermercado (US$8-10), con notas frutales de ciruela madura e higos, especiado (finas hierbas, timo y orégano) y una delicadeza y textura en boca, que envidiarían muchos vinos de precio muy superior.

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba con tanto placer un vino “de supermercado” y con toda sinceridad, la medalla de oro en el concurso Berliner Wine Trophy, es plenamente merecida. A ella se agrega además, la medalla de bronce en el exigente concurso International Wine Challenge en Londres.

Mis notas de cata le otorgan un puntaje de 88-89 puntos, ligeramente superior al que le dio a principios de año mi buen amigo Master of Wine, Richard Bampfield, quien selecciona para Gran Bretaña la gama de vinos de la cadena de supermercados alemanes de bajo precio LIDL. Con Richard hemos compartido innumerables catas de Grandes Vinos de Burdeos y de Champagne en los que es uno de los expertos internacionales, y la labor que cumple ofreciendo al consumidor corriente y sin grandes pretensiones o presupuesto vinos honestos y agradables de excelente rango calidad/precio, es notable. Todos los colegas le reconocemos esa cualidad y valiosa tarea de guía al consumidor.

El universo del vino es por ello tan maravilloso y el placer de un buen vino puede provenir de muchos factores. El precio no es siempre el principal indicador y hay calidad para todo presupuesto y momento. Media hora de aireación en decantador, un vino bien seleccionado, una añada excelente y una uva clásica y expresiva (la Sangiovese), superaron mi expectativa y colmaron mi domingo en familia. Salute!

* Sitio web del Consorcio del Vino de Chianti (en inglés e italiano): www.consorziovinochianti.it/en/

NOTA: El Giro d’Italia descansa este lunes. El Blog “Mi Rincón” presentará su informe previo de la Vuelta a España que comienza el martes en el País Vasco (Irún). Desde ese día y durante la semana, los lectores tendrán dos crónicas diarias y dos vinos diferentes -de Italia y de España- acompañando las etapas de estas dos Grandes Vueltas del ciclismo mundial. Le invito a seguirlas.

RECETA DEL CHIANTI: Históricamente el vino de Chianti estuvo asociado con la botella rechoncha cubierta por una canasta de paja, llamada fiasco (frasco), en recipientes de 750cc, un litro y 1.500cc, que durante muchos años inundaron el mercado mundial y le dieron al vino la connotación de un vino barato de mesa que era la percepción del consumidor del Chianti, un vino básico de mercado masivo. Hoy, el fiasco es utilizado por pocos fabricantes de vino en Italia para venta local. La mayoría de Chianti se vende en la botella tradicional y con calidad muy superior.

La receta original del vino (su mezcla o coupage) la diseñó en 1872 el barón Bettino Ricasoli, futuro primer ministro del Reino de Italia, quien recomendó 70% Sangiovese, 15% Canaiolo y 15% Malvasia bianca. Ricasolies hoy uno de los más importantes productores de Chianti y su vino Castello di Brolio es uno de los mejores Chianti Classico del mundo. En 1967, el gobierno reglamentó la fórmula de Ricasoli como DOC, una mezcla a base de Sangiovese (75%) con 10% de Canaiolo y hasta un 10% de uva blanca (Malvasia y Trebbiano) para suavizarlo y hasta un 15% de cualquier otra uva tinta cultivada en la región (como Cabernet Sauvignon o Merlot). Esta variedad de uvas y de técnicas es la razón por la que el Chianti varia tanto de un productor a otro. Además, desde 1995 se autorizó la elaboración de Chianti como un vino 100% variedad Sangiovese, los llamados ”Super Chiantis” o “Super Toscanos”.

Hoy, para que que un vino conserve el nombre de Chianti, debe elaborarse con un mínimo de 80% de uva Sangiovese. El Chianti Riserva debe tener al menos 27 meses de crianza (envejecimiento), una parte en barricas de roble, y debe tener un contenido en alcohol mínimo del 12,5%. Los vinos de la DOCG Chianti pueden llevar el nombre de una de las seis subzonas o simplemente la denominación Chianti. A su vez, la denominación Chianti Superiore corresponde a los vinos producidos en las provincias de Florencia y Siena, pero no en la zona Classico. Por su parte, el Chianti envejecido (38 meses en lugar de 4-7 de los vinos jovenes) puede etiquetarse como Riserva. El Chianti que sigue parámetros más rígidos (menor rendimiento y mayor graduación alcohólica) puede ser etiquetado como Chianti Superiore, aunque el Chianti de la subzona “Classico” no se puede etiquetar nunca como “Superiore”.

Giro 2020 con Vini d’Italia: Prosecco Superiore (DOCG)

El campeón mundial de ciclismo contra-reloj, el italiano Filippo Ganna, ganó hoy la segunda etapa de su especialidad en el Giro d’Italia 2020 y sumó así el tercer triunfo en la fracción disputada entre Conegliano y Valdobbiadene sobre 34,1 kms, en el territorio de los viñedos de Prosecco, el más famoso de los vinos espumantes italianos.

Ganna, primer líder del Giro 2020 en la contra-reloj en Palermo, venció por 26″ a su compañero en el equipo Ineos-Grenadiers, el australiano Rohan Dennis (bicampeón mundial contra-reloj, 2018 y 2019), y por 1:09″ al joven de 22 años Brandon McNulty, campeón de Estados Unidos contra el cronómetro. El debutante McNulty fue el gran beneficiado de la jornada, avanzó hasta el 4° lugar de la general, a 2:23″ del líder portugués Joao Almeida, y desde mañana portará la camiseta blanca de mejor novato de la carrera.

Almeida fue sexto en la fracción y aumentó la ventaja sobre sus principales rivales, el holandés Wilco Kelderman (ahora a 56″) en el 2° puesto, el español Pello Bilbao que quedó a 2:11″ y el bicampeón del Giro, el italiano Vincenzo Nibali, a 2:23″. Entre el tercero y séptimo clasificado – el italiano Domenico Pozzovivo a 2:33″- hay apenas 22″ de diferencia.

Otros tres aspirantes a la victoria, el británico Tao Geoghegan Hart, el danés Jakob Fulgsang y el español Antonio Pedrero, perdieron tiempo valioso y ahora figuran once, doce y trece, a 3:44″, 4:08″ y 6:57″, respectivamente.

La etapa 15 de este domingo sobre 185 kms de difícil terreno montañoso, será definitiva para los favoritos que deberán sortear cuatro premios de categoría con pendiente máxima del 14% y ascenderán a 1.290 metros sobre el nivel mar hasta llegar a Piancavallo, en los montes Dolomitas de la región de Friuli-Venezia Giulia.

El vino de la jornada fue el blanco espumante más famoso de Italia, el Prosecco, producido en las regiones del Veneto y Friuli-Venezia Giulia. Prosecco es el nombre de una aldea e igualmente de la uva tradicionalmente utilizada para elaborar el vino, que fue rebautizada legalmente como Glera con la idea de proteger que otros vinos provenientes de fuera de la Unión Europea (principalmente de Australia) no sean etiquetados como Prosecco. Desde julio de 2009, el nombre “Prosecco” está regulado y protegido y los vinos sólo pueden provenir de la Colina del Prosecco en Conegliano y Valdobbiadene, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Prosecco italiano era una categoría amplia de vino efervescente dulce, similar al Asti Spumante, y era visto como el “Champagne de los pobres”, pero las nuevas técnicas de producción y viticultura mejoraron notablemente su calidad al final del siglo 20, y al reducir la cantidad de ázucar se convirtieron en espumantes frescos y agradables que han ganado gran mercado internacional. En Gran Bretaña y Estados Unidos el Prosecco es ahora uno de los más vendidos, en parte debido a su baja graduación alcohólica (11-12% Vol), un precio conveniente (US$10-20) y por ser un vino de aperitivo fácil de beber. Además es la base del famoso cóctel veneciano Bellini que se prepara con puré o néctar de durazno (melocotón) y Prosecco rociado con licor de frambuesa.

El vino tiene Denominación de Origen Controlada (DOC) y los de primera calidad son DOCG (Denominación Controlada y Garantizada). Casi siempre se elabora en estilo espumante o semi-espumante (“frizzante”), pero está permitida su producción como vinos tranquilos. El mejor de todos (desde 1876), el Prosecco Superiore (como el de nuestro almuerzo tardío), proviene de dos pequeñas áreas de DOCG, en las colinas entre las ciudades de Conegliano y Valdobbiadene, por donde se disputó la etapa 14 del Giro 2020. Diría que es un vino de entre 88-89 puntos en la escala internacional y es apropiado como aperitivo o para acompañar platos de pescado y mariscos.

Nuestro Prosecco Superiore 2019 fue un vino amable, de burbujas pequeñas y continuas, que se expresaron diferente en los dos tipos de copa utilizados; el de mi esposa Elizabeth -a la izquierda- permitía mejor expresión aromática (ligeramente floral en nariz -rosas y lichi- con notas de pera blanca dulce y ciruela mirabel) y burbujas más finas. En Boca el espumante desplegó suaves cítricos, buena persistencia y acidez media. Acompañó bien el salmón rostizado con miel y las papas al vapor con menta, azafrán, pimienta roja y cúrcuma. Los tonos dulces del espumante y del salmón escocés armonizaron equilibradamente en esta tarde fría del otoño. Salute!.

* Sitio web del Conegliano Valdobbiadene Prosecco Superiore DOCG: www.prosecco.it/it/ (en italiano e inglés).

Giro 2020 con Vini d’Italia: Pecorino (IGT)

El italiano Diego Ulissi venció en el embalaje en Monselice al líder portugués Joao Almeida y consiguió su segunda victoria en el Giro d’Italia que llegó a la región del Veneto y este sábado tendrá la segunda etapa contra-reloj entre Conegliano y Valdobbiadene, sobre 34,1 kms a través de las colinas y viñedos del famoso vino espumante de Prosecco.

Almedida mantuvo la maglia rossa p0r undécimo día consecutivo y logró valiosos segundos de bonificación, extendiendo su ventaja en la clasificación a 40″ sobre el holandés Wilco Kelderman y de 49 sobre el español Pello Bilbao, antes de dos etapas cruciales; la del sábado y la dura de montaña el domingo.

Hablando de montañas, el vino de la etapa 13 es un blanco especial, un varietal de una uva con nombre de queso famoso y además relacionada con él: Pecorino.

Actualmente es el vino blanco autóctono con la mejor tendencia en Italia y ganando mercados internacionales debido a sus aromas florales de acacia y jazmín, buen cuerpo, frescura, mineralidad y bajo grado alcohólico.

La Pecorino es una uva de maduración temprana, actualmente en crecimiento en las regiones costeras y de ladera de Abruzzo y Marche donde se cultiva desde hace siglos pero que debido a la mayor productividad había sido remplazada por la Trebbiano y estaba a punto de desaparecer. De hecho, en los años 80 se logró salvar varias vides y luego de multiplicadas se empezó a producir vinos tras una década y extender las plantaciones. Hoy las hay también en Umbria y Toscana y en total cubren más de 1.200 hectáreas.

Entonces es otra variedad que se beneficia de la tendencia general en los grandes países productores como Italia, España y Francia, a rescatar uvas autóctonas o minoritarias, y de la nueva dimensión de la gastronomía internacional, siempre en búsqueda de nuevos aromas y sabores. El vino de nuestra cena, de color amarillo claro, seco y ligeramente mineral, acompañó una deliciosa cazuela de mariscos con arroz blanco aderezado con unos toque cítricos de sumac; un Pecorino 2018 de Indicación Geográfica Típica (IGT) producido en Terre di Chieti, en Abruzzo, al sur de Pescara.

Es un vino que se consigue entre US$8-10, galardonado con medalla de oro el año anterior en el importante concurso Berliner Wein Trophy, el más importante del mundo para los vinos de tipo genérico o de la llamada gama baja y media -de precios más módicos- destinados a la venta en los grandes supermercados europeos. Es un concurso en el que cato desde hace siete años, pero debido a mi cirugía de corazón estuve ausente el año anterior y este 2020, con lo cual nunca estuvo en mi mesa de cata y mi valoración no tiene sesgo.

Cuando el vino proviene de las laderas de montaña y suelos calizos, es generalmente más alto en alcohol y de mayor cuerpo que el Trebbiano, en algunos casos recordando por su mineralidad al Sauvignon Blanc, con aromas de higos, melón verde y algo de grosella. En esta categoría se incluyen los únicos DOC autorizados, los Pecorino de Offida. El nuestro, por provenir de una zona más plana tenía aromas más frescos de lima y tierra húmeda. Con la cazuela y las notas de pimienta y tomate fue el socio perfecto y con un pescado al gengibre sería igualmente estupendo.

Ahora bien, el nombre Pecorino que significa “ovejita” está más asociado con el queso Pecorino que se elabora con leche de oveja, es de pasta dura y sabor salado, y se emplea en la cocina italiana, en salsas o para gratinar. La relación etimológica de la uva tiene que ver con el hecho de que las vides eran alimento favorito para los rebaños de ovejas. Y casualmente, la salinidad del queso pecorino armoniza muy bien con la mineralidad del vino pecorino. Ese contraste me queda para una próxima cena. Salute!

* Información de la uva pecorino (en inglés): www.vinepair.com/articles/everything-you-need-to-know-about-pecorino-wine/